Electricistas Tres Cantos

Si necesita un Antenista Madrid urgente, llámenos y uno de nuestros Antenistas Madrid va a llegar en poco más de media hora para solucionar su inconveniente inmediatamente y lo mejor de todo, no tendrá que abonar por el desplazamiento y el presupuesto es sin compromiso. Centro de comunicaciones importante, con la carretera nacional Madrid-­Lisboa y con otras como Trujillo-Plasencia, Trujillo-Cáceres, Trujillo-Logrosán-Guadalupe, amén de otras más secundarias y caminos de herradura. Quisiera sobresaltar en estos primeros compases, que la primera línea de autobuses de España fue la de Trujillo-Cáceres y que este trabajo llega hasta 1941. Con nosotros nunca un cliente tendrá que esperar horas para ver un problema solucionado.

Vayan por delante estas notas sacadas directamente de los archivos de Obras Públicas, que fue el primer organismo que catalogó y revisó la utilización del automóvil en nuestra patria. Pasaron siete años para que en Madrid se matriculase su primer automóvil, fue el 19 de agosto de 1907, marca Pannhard-Levasser” de Doña Valentina Céspedes.

El primer coche de alquiler, coche de vapor y primer taxi español fue en Coria el 6 de junio de 1904, la compañía Unión Extremeña” de aquella localidad compra un flamante automóvil turismo de cuatro ruedas con una potencia de 25 caballos marca De Dion Bouton” siendo el CC 2.

El primer accidente mortal de automóviles se produjo el 18 de noviembre de 1904, el abogado cacereño Don Fernando García Becerra adquiere un Renault” de 10 caballos y 4 cilindros matriculado con las siglas CC 3. Cuando lo utilizaba sufrió el percance que le llevaría a ser la primera víctima en España. El primer accidente de automóvil que se registra en Madrid sucedería cuatro años después en 1908. Ante la gran afición a los toros que existe, la empresa de automóviles pone un servicio para la Feria de Cáceres, era mayo de 1908.

Y el 7 de enero de 1905 el trujillano Don Francisco Cano Bote compra otro Renault” de 2 cilindros que es matriculado en Cáceres con las siglas CC 4. El 4 de mayo de 1905, Don Manuel López Montenegro pone el CC 5 y este mismo señor el 28 de septiembre de 1906 con su Boyer Puteau” recibe su CC 6. El CC 7se matricula el 23 de febrero de 1907, era un turismo marca E Delannuy Belleville” de 4 cilindros propiedad de Don Juan Antonio Mediavilla y Pérez-Aloe vecino de Trujillo. Una curiosidad de las matrículas es que los primeros automóviles llevaron la matrícula CA. Más tarde se puso las siglas CAC.

El coche número 10, el CC 10 con el que cerramos la lista, se matricula el 24 de diciembre de 1907 a nombre de Don Emilio Martínez Moreno también de Trujillo, se trataba de un Danhart” de 18 caballos y tipo turismo. Cáceres había matriculado ya diez automóviles en los siete primeros años del siglo y es entonces, en 1907, cuando Madrid matricula su primer vehículo de motor. También pueden presumir Trujillo y Cáceres de haber sido las dos ciudades españolas que crearon la primera línea de autobuses que rodó en España. Fue la sociedad trujillana Artaloytia Sánchez y Cortés” la que matriculó para este fin los dos primeros ómnibus españoles.

El 4 de diciembre de 1907 matricularon un ómnibus marca S. A. G.” de servicio público de 8 asientos, y de una potencia que oscilaba entre los 24 y los 32 caballos en 4 cilindros. Este autocar inició el servicio entre Trujillo y Cáceres y viceversa el día 15 de diciembre de 1907, y se dice que el servicio es rentable”. Por cierto, al haber este servicio, se pide que la correspondencia venga en automóvil por ser más rápido y así, en enero de 1908 la correspondencia se reparte a las 10,30 de la mañana en vez de por la tarde.

El primer accidente que tengo registrado es el del Conde de Trespalacios con su familia en la carretera de Plasencia a la altura de la Barquilla, el automóvil sufrió una avería saliéndose de la carretera por fortuna que sólo fue el susto, era enero de 1908. El semanario La opinión” costaba 10 céntimos; la arroba de patata 3 pesetas; 1kilo de carne de vaca 1,40 pesetas; 1 kilo de cerdo 2,5; 1 kilo de tomates 1 peseta y una docena de huevos 1 peseta.

En esta misma fecha se piensa ampliar el recorrido del automóvil a Logrosán, por lo que el Ayuntamiento de esta población consigna 750 pesetas para que vayan a Logrosán los automóviles; en febrero de 1908 sale un mecánico para Madrid para traer un ómnibus-automóvil de 40 caballos. El chauffeurs, como se le llamaba, continuó solo, debía ser un enamorado de la velocidad ya que se dice que a gran velocidad, chocó con un árbol lanzándole a gran distancia con heridas en la cabeza, que fueron leves. Desde Madrid es enviado un automóvil de dos asientos a Don Luis Pérez-Aloe y Don Enrique Granda Calderón tiene uno de cuatro asientos.

Equipaje gratuito hasta 20 kilos, los excesos se cobrarán a razón de 1 peseta por fracciones indivisibles de 10 kilos. No todos podían viajar en las líneas, por falta de billetes como se desprende de una carta de un Jurado que ha ido a Cáceres, diciendo que un empleado de la Administración de Autobuses, no los ha dado billetes para volver a Trujillo, es julio de 1908. Al buscar un médico a Zorita, desde Logrosán en el automóvil-correo se produjo un incendio. Precios baratos farmacia en nuestro amplio catálogo de productos para venta online.

Y terminamos el año 1908 con el deseo de la Empresa Artaloytia, Cortés y Ramos” de poner una línea de automóviles desde Cáceres a Alcántara por Malpartida, Arroyo, Navas y Brozas. En el verano de 1909 se empieza a hablar del Ferrocarril Cáceres-Trujillo-Logrosán como cosa hecha, ya que la Sociedad Trujillana Cortés Guillén y Compañía” presenta un presupuesto para el proyecto.

Es curioso como al hablar del Ferrocarril, se habla menos del automóvil, claro que también la guerra de África se llevaba noticias y dinero, por lo que en estos años de 1909, 1910 existe un parón de noticias. Pero de gran noticia se puede calificar a esta del 8 de abril de 1910 en la que en el kilómetro 15 de la carretera de Trujillo a Cáceres se pusieron grandes piedras para que descarrilaran y volcaran los automóviles, se piden responsabilidades por este acto. La línea de ferrocarril Cáceres-Trujillo-Logrosán, es adjudicada a la Sociedad Moret Palacios”, es noviembre de 1911.

Por su interés y trabajo en el asunto del Ferrocarril es nombrado Hijo Adoptivo de Trujillo Don Enrique Cortés Pérez es el 1911. Orden del Ministerio de la Gobernación, por la que sale a subasta la conducción del Correo en carruaje automóvil entre Cáceres y Trujillo por 10000 pesetas y entre Trujillo y Jaraicejo por el tipo de 2100 pesetas, es marzo de 1912.

El Ministerio de Fomento manda al Congreso la distribución por provincia de los 7000 kilómetros de toda España. Pasa el tiempo, y en 1915 los turistas viajan en automóvil, piden al Ingeniero de Obras Públicas, que se pongan rótulos en las carreteras, para decir sus nombres. Pero en 1916, Don Alfonso Higuero y Doña Josefa Vidarte paseaban en su coche por delante de la estafeta de Correos que estaba en el antiguo Ayuntamiento Plaza Mayor” a las oficinas del Mercadillo. Por lo que el día 25 de julio de 1920, festividad de Santiago celebra un Festival Taurino para cocheros y similares.

Como los chicos de la ciudad estaban de espectadores mira por donde, quisieron tomar parte en las nuevas máquinas y a un coche de Don Luis Pérez Aloe cuando estaba aparcado en la puerta del Casino, le quitó el freno, chocando el coche con la casa del Sr. Torremocha, resultando el coche con bastantes averías. La Sociedad General de Montajes, con sus ingenieros Chueca y Marriqui, piensan poner un servicio diario de viajeros a Cáceres y Navalmoral.

Con el verano se restablece el correo con Logrosán, pero antes que terminara el año, sufre un accidente el ingeniero D. Narciso Martínez y su hijo, Santiago, en Torrijos saliendo ilesos. No parece que tengamos buenos recuerdos en este año de 1919 ya que sólo tenemos dos accidentes, uno el 26 de junio, en el kilómetro 33 de Trujillo-Plasencia, volcó el automóvil en que viajaba Francisco Gómez Rodolfo, resultando ileso. La peor parte, en accidentes, fue para un chico de Logrosán que subiéndose a un automóvil de los que transportaban fosfato resultó muerto, se llamaba Manuel Canelada Poza.